viernes, 26 de septiembre de 2014

Mejillones picantones - Entrantes que dan la vida


Dificultad: Para el que en la orquesta siempre le tocaba el triángulo. FÁCIL.

Análisis nutricional: El Mytilus galloprovincialis, no es un señor de Bilbao, no. Es un molusco bivalvo que se cría en las maravillosas rías gallegas, y es lo que, de toda la vida de Dios, conocemos como mejillón. A parte de lo ricos y baratos que son, tienen excelentes propiedades. Por ejemplo, para todos aquellos de corazón delicado, el mejillón ofrece beneficios cardioprotectores, regulando los niveles de grasa en la sangre lo que reduce el riesgo de ataque cardiaco o de muerte súbita. Y sobre todo es una fuente inigualable de Omega tres (sí, ese ácido que no tienes ni idea de lo que es).

De hecho, en 1982 Ralph Holman, como resultado de su (seguramente apasionante) estudio sobre la dieta de los esquimales, descubrió que la baja incidencia de infartos y enfermedades cardiovasculares entre los esquimales estaba estrechamente relacionado con su dieta, muy rica en grasa animal marina (que contiene una gran cantidad de Omega 3).

Así que, si estás buscando un alimento que cuide tu corazón te propongo ¡el mejillón! ;)

Y tras este pareado sin haberlo preparado ¡A COCINAR! 


Ingredientes:
1 kilo de mejillones
1 bote de tomate frito de 500 gr.
1 vaso de vino blanco
Sal
Cayena ('¡Cuidadito con la cayena!)


¡Y para que te queden de rechupete!:

Limpia los mejillones, retirándoles las barbas y cualquier otra impureza que traigan adheridas (mientras tanto puedes escuchar un magnífico clasicazo). Ponemos en una olla un vaso de vino blanco, y entre bailoteo y bailoteo, incorporamos los mejillones, aplicando fuego alto hasta que estén abiertos totalmente ( 3 o 4 minutos) y reservamos.


¡Y ahora, a por la salsa! (¿Y qué mejor que un poquito de salsa  para disfrutar cocinando?) 
En una cazuela ponemos el tomate frito, colamos un poco  del líquido resultante de la cocción de los mejillones y lo incorporamos, junto con la cayena( una o varias -dependiendo de la buena o mala noche que quieras pasar, darling). Dejamos reducir 5 o 6 minutos a fuego medio. 


Pasado este tiempo incorporamos los mejillones en la salsa dejando otros cinco minutos para mezclar los sabores. Se sirven calientes o frio (al gusto).

Y a disfrutar.

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!

5 comentarios:

  1. Que bueno, rojo pasión. Y cierto muy nutritivos.

    ResponderEliminar
  2. imagino que son tigres pq son picantes ¡¡¡¡ pero los tigres que yo conocía son los que van rellenos,rebozados y fritos ¡¡¡¡ muy buena la receta ¡¡¡ gracias por tu visita en el blog ¡¡¡¡ me quedo por aquí de seguidora,un besote y nos vemos pronto....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto! Cambio el nombre de la receta para no confundir :D

      Eliminar
  3. Un aperitivo estupendo, sobre todo para mi marido que le encanta el picante! Gracias por comentar en mi blog. Bs.
    Julia.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios :)